8 Tips para dejar de Procrastinar.

Como alguien que escribe un post por semana, se algo del tema. Limpiar la casa, planchar la ropa, acomodar el placar y unas cuantas cosas más, lo que sea con tal de no sentarme a escribir.

Procrastinar es un círculo vicioso, y es un hábito que afecta a muchísimos vendedores. Y con razón, es más divertido pasarse 2 horas charlando con los compañeros, revisando Facebook o mirando Youtube que hablando por teléfono buscando entrevistas. Lástima que el resultado se verá reflejado en tus comisiones o en tu productividad.

Hice un poco de “research” y encontré un par de técnicas que te ayudarán a evitarlo y aprovechar mejor tu tiempo.

1. Tomar Consciencia.

Procrastinar es un comportamiento, y como todo comportamiento se torna inconsciente, si queremos cambiar ese comportamiento debemos, primero empezar a estar conscientes del mismo, o prestarle atención a cuando comienza a ocurrir. Cuando notamos que estamos procrastinando, léase darnos cuenta que estamos haciendo algo diferente a la tarea, podemos rectificarlo re-enfocándonos en lo que debemos hacer. Resumiendo, para no procrastinar es necesario que nos conozcamos mejor.

2. Eliminar distracciones.

Mientras estoy escribiendo este artículo tengo abiertas 4 paginas abiertas en mi navegador y el Outlook. Todas están hacienda contribuyendo a que me distraiga. Las distracciones son infinitas, por lo que conviene eliminarlas de forma activa. Cerrar todas las páginas del navegador, menos la necesaria para lo que estés haciendo, silenciá el teléfono, guardarlo en un cajón salvo que sea específicamente necesario para la tarea. Al eliminar las distracciones estamos creando un marco mental propenso para realizar la tarea.

3. Hacer una lista de lo que queremos hacer.

Si, sé que a muchos no les gustan “las listas”, pero tener una lista de las cosas que necesitamos hacer para lograr nuestros objetivos ayuda, y mucho, a que pasemos más tiempo enfocados en ello, además, y no menos importante, empleamos menos tiempo en pensar en lo que tenemos que hacer o usar la falta de un plan como excusa para hacer otra cosa. Uno de mis primeros trabajos como coach de ventas fue con un grupo de vendedores, más de la mitad de los problemas que tenían se debía a su falta de organización, fue asombroso como aumentaron sus ventas cuando se organizaron. Es sorprendente lo que logramos y el tiempo que ahorramos cuando usamos una lista de los “que hacer”. Podemos hacer una lista de actividades del día, de la semana o del mes, no importa, lo que mejor le funcione a cada uno, pero lo importante es que haya suficientes cosas para mantenernos ocupados.

4. Hacer lo difícil o molesto primero.

Todos tenemos cosa que detestamos hacer, ya sea periódicas u ocasionales. Justamente esto que detestamos contribuye en parte a que procrastinemos. La solución consiste en sacárnoslos de encima lo antes posible. Eso sí, debemos asegurarnos que nos quede suficiente energía para hacer las cosas que importan. En ventas no todas las tareas son iguales.

5. Trabajar en módulos de tiempo.

Trabajar en módulos implica reservar o designar un cierto período de tiempo para hacer una determinada tarea, y solo eso (ej.: media hora llamando prospectos o una hora haciendo seguimientos a clientes ya visitados), con el tiempo podemos ir incrementando la duración de ese modulo. Sea lo que sea que elijamos el objetivo es dedicarle ese tiempo solo a algo en particular.

6. Premios o Recompensas.

El cerebro tiene un sistema de recompensas incorporado (de fábrica), por ejemplo, en este momento yo estoy pensando en mi almuerzo, esa va a ser mi recompensa cuando termine esto. Podemos entrenarnos mediante un proceso que condiciona un premio a la realización de determinada tarea. Por lo que si cierta tarea nos resulta cuesta arriba podemos otorgarnos un premio (ir a almorzar o salir a tomar un café) cada vez que completamos algo.

7. Anclajes.

La PNL define un anclaje como un estímulo sensorial (vista, oído, olfato, etc) que nos genera un estado de ánimo o emocional determinado. (Ej.: Una canción nos retrotrae a una situación y a lo que sentimos entonces, o un aroma nos hace recordar cierto estado y la emoción que la acompaño), esto también funciona con los lugares, en muchos casos puede que asociemos un lugar determinado con ciertas cosas o tareas. Un amigo y compañero de estudios solía colocar una copa (de las que se dan en los torneos) sobre la repisa que estaba frente al escritorio donde estudiaba, ya que lo ayudaba a concentrarse y asimilar mejor lo que estudiaba, yo cuando tengo que hacer algo que se me está complicando me voy a trabajar a un bar, no me pregunten como, pero la cosa sale. Por eso conviene que nos fijemos si hay ciertos entornos físicos que nos son más favorables para realizar lo que queremos hacer.

8. Mantener el objetivo en mente. Siempre

Este es un “primo” del tema de la recompensa. Una buena forma de evitar el procrastinamiento es siempre tener en mente nuestro objetivo final. ¿Por que estoy haciendo lo que hago? Esto no es la meta o cuota que me puso el gerente de ventas, esto suele no ser suficiente. Porque quiero cerrar muchas ventas o porque necesito terminar este proyecto a tiempo y con éxito. Es porque quiero ganar dinero y que puedo lograr con el o porque que este proyecto me ayudará a crecer y avanzar profesionalmente. ¿Quiero llegar a ser el gerente de ventas o el gerente de tal sector? Esta son las cosas en las que deberíamos enfocarnos. Pero cuidado tampoco es cosa de pasar el día soñando despierto y no hacer nada.

Como siempre te invito a dejar tus comentarios, que serán bienvenidos

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.